Sign In

Establecimiento Colaborador

Mensaje directo al Propietario

    Tu nombre y apellido
    Tu email
    Tu teléfono
    Fecha en la que nos quieres visitar
    Número de noches (Sólo alojamientos)
    Número de Habitaciones (Sólo alojamientos)
    Dinos cuántas personas sois, necesidades especiales, etc.

    Forma de contacto



    En la plaza España se alza el edificio más hermoso de la capital, el Palacio de los Duques del Infantado, calificado como “único en su género” por aquellos autores que se han ocupado de él, señalándolo como una peculiar muestra del arte universal.

    El Palacio del Infantado fue construido por el arquitecto Juan Guas y el tallista Egas Coeman a instancias del II Duque del Infantado hacia 1480. Es una mezcla entre palacio y fortaleza y de varios estilos artísticos.

    En este edificio podemos ver ya el germen de la estética del pensamiento humanista en España. Concretamente, del duque Íñigo de Mendoza, que mandó erigirlo como muestra de su poder y su posición. Todo en el edificio respira esplendor, desde su fachada hasta las decoraciones interiores. Cristianos y musulmanes colaboraron en su construcción, dirigidos por el arquitecto Juan Guas, razón por la que están presentes elementos góticos, decoraciones mudéjares y un indudable espíritu renacentista. Su magnificencia es tal que los reyes Felipe II -Austria- y Felipe V -Borbón- lo eligieron para celebrar allí sus bodas.

    PRINCIPALES ATRACTIVOS

    La espectacular fachada, que merece la pena contemplar con atención, está labrada en caliza traída especialmente de Tamajón, localidad ubicada a 51 km de la ciudad. Sus puntas de diamante, la galería superior y la puerta principal son sólo un adelanto de las tallas en piedra que caracterizan al edificio y que veremos reproducirse en todo su esplendor en el patio. El muro cortina de esta fachada principal responde a los modelos propuestos por Filarete en su Trattato d’architettura (1465) y en las obras proyectadas por este arquitecto en Milán; pero, frente al orden regular de ese patrón, Juan Guas, apropiándose de la estética andalusí, plantea una innovadora disposición con puntas de diamante para conformar una trama romboidal –“sebka”– de gran dinamismo que supera la monótona disposición longitudinal del canon italiano.

    Otro punto para la confluencia de tendencias es la portada, que, inspirada en los esquemas utilizados en los palacios mudéjares del siglo XIV, presenta la puerta entre columnas, dintel heráldico, arco apuntado y figuras enfrentadas en las enjutas; todo profusamente decorado con recursos incorporados del gótico europeo –taqueados, esferas, entretejidos, cardinas, tracerías, florones, etc–, y del mudéjar hispánico –epigrafías y mocárabes–. Insistiendo en este tema, otro ítem de innovación será la prolongación de la portada, más allá de los límites habituales, con la incorporación de un gran escudo de armas sostenido por dos colosos.

    En el interior, el patio de los Leones se resuelve bajo esquemas góticos, es decir, creando un programa en el que la ornamentación domina sobre los valores arquitectónicos y en el que el efecto de conjunto prima sobre la calidad del detalle; pero, también, incluyendo figuras enfrentadas –leones y grifos–, una iconografía extraída de la tradición islámica más oriental. El resultado es una exquisita puesta en escena, reiterativa pero no repetitiva.

    Igualmente es novedosa la creación de un extenso jardín, pues, hasta entonces, este tipo de espacios de recreo eran exclusivos de los palacios de al-Andalus o de los monasterios que utilizaba la monarquía castellana como residencia eventual. Asimismo, es germinal la galería con que aquí se abre el Infantado al poniente, resuelta, como “fábrica anticuaria”, con arcos de medio punto sobre pilares elípticos.

    El Museo de Guadalajara ocupa la totalidad del edificio. Las salas de exposiciones temporales fueron las habitaciones del duque y conservan los frescos del siglo XVI. En la planta baja se conservan algunas de las salas de honor en las que se  pueden contemplar la decoración de pintura mural del siglo XVI. Hoy este espacio es un área de exposición permanente del Museo en el que se interpreta el Palacio del Infantado y el linaje que lo ordenó construir: la poderosa familia Mendoza.

    Accesibilidad física

    Parking

    • No cuenta con parking propio.
    • Hay 1 plaza de aparcamiento reservadas para PMR en calle Francisco Cuesta
    • Aparcamiento en línea.

    Acceso

    • La entrada principal tiene escaleras.
    • Existe entrada accesible lateral.
    • La entrada está en calle con pendiente y se ha construido una plataforma de madera a contra terreno lo que hace que el acceso sea a cota cero.
    • Puerta abatible a ambos lados con doble hoja y espacio de paso de 75 cm por hoja.
    • Las puertas son de vidrio y cuentan con señalización con contraste cromático.

    Recepción

    • Mostrador sin zona adaptada. Altura 110 cm.

    Movilidad:

    • El edificio tiene dos plantas comunicadas entre sí a través de ascensor.
    • Todas las puertas tienen un espacio de paso superior a 80 cm.
    • Existen zonas con desnivel pero en todos los casos se han instalado rampas. La pendiente varía entre el 8 y el 13% en sentido ascendente. Hay una rampa en sentido descendente del 18% de desnivel.
    • Zonas de giro libre de obstáculos superior a 150 cm.
    • Zonas de paso superior a 100 cm.

    Salas de exposiciones

    • En la planta baja hay varias salas de exposiciones permanentes con itinerario accesible.
    • Se accede a algunas de ellas a través del patio de los leones.
    • Hay bancos y zonas de descanso. Carecen de reposabrazos y respaldo.
    • Elementos expositivos a altura de la zona de alcance (90-140 cm).
    • Hay algunos videos con sonido pero carecen de subtítulos o intérprete de lengua de signos.
    • En la planta 1 hay salas de exposiciones temporales y salones de actos a los que se acceden a través de ascensor.

    Patio de los leones

    • Acceso a través de rampas desde la recepción.
    • Itinerario accesible desde el patio a las diferentes salas de exposiciones.
    • Pavimento hormigonado con piedra encastrada. Ofrece un tránsito sencillo con silla de ruedas ya que es bastante uniforme.

    Señalización

    • Todas las salas están identificadas con nombre.
    • Patrón constante de señalización con pictogramas.

    Ascensor

    • Puerta con espacio de paso de 70 cm.
    • Dimensiones interiores de 140 cm de ancho y 175 cm de profundidad.

    Aseo adaptado

    • Una cabina adaptada en planta cero.
    • Puerta abatible hacia el interior con espacio de paso de 79 cm.
    • El cerrojo se puede abrir desde el exterior.
    • Inodoro colocado a 40 cm de altura.
    • Barra de apoyo abatible derecha colocada a 76 cm en la parte superior.
    • Espacio de transferencia lateral al inodoro superior a 80 cm a ambos lados.
    • Lavabo con pie que limita el acceso frontal con silla de ruedas.
    • Grifo monomando largo.
    • Espejo colocado a 104 cm.
    • Papelera sin pedal.
    • Accesorios de baño dentro de la zona de alcance (90-140 cm).

    Accesibilidad visual

    • En el exterior del edificio hay un panel informativo en braille.
    • Alto contraste cromático entre suelos y paredes.

    Características

    Localización

    Valora este recurso

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Accesibilidad
    Atención
    Precio
    Limpieza

    Ir al contenido